miércoles, 30 de noviembre de 2011

Por los rincones de Madrid...

    Cuando menos te lo esperas... dejas de nuevo que tu mente vuele... Cuando los recuerdos vuelven al presente.... y algo que parecía que se perdió con los kilos perdidos, vuelve... de forma grata... un café en cualquier rincón de Madrid es una buena excusa para dejarse perder, y dejar volar los sentidos... (los seis sentidos...)

    Será mi forma de ser, experiencia, o tal vez la tranquilidad de mi interlocutora que hizo una velada agradable, un café cargado de sonrisas miradas y trocitos del pasado...que poco a poco fueron dando paso al presente... Un presente que en breve nos llevaría de viaje al séptimo cielo... Esas miradas, esos roces esquivos y esos labios que mientras saborean el café están diciendo ven y "cómeme"...



    
    Con el café ya saboreado... sin dudas y chaqueta en mano, nos fuimos hacia la oscuridad de la pasión... donde unos hielos y la bebida nos esperaban para saciar las bocas que posteriormente se encontrarían sin ganas de soltarse... Donde las lenguas se fusionarían en una sola y el reloj se pararía sin hacer ningún ruido... dejando las horas pasar...

    La ausencia de aceite no fue suficiente para obviar el masaje y mis manos se deslizaron por la piel... mientras las velas miraban en silencio el recorrido de los dedos... Los suspiros empezaron poco a poco a hacerse presentes... sin apenas darme cuenta se dio la vuelta y nuestros labios se fundieron en un largo beso mientras que mis manos seguían recorriendo su piel...Poco a poco mi lengua se pierde por su cuerpo, y los jadeos se tornan gemidos...

    Sin darme cuenta me siento observado... mis ojos aún abiertos no consiguen ver nada... mis sentidos están en otro mundo... Después, tras un ratito de juegos, quedo tumbado en la inmensa cama, y noto como unos labios se acercan lentamente por mi piel... entre roces y caricias... preparo mi viaje... el séptimo cielo me espera... sólo mirar esa sonrisa me abstrae de la realidad...y me lleva hacia lo desconocido...

    Ya había estado allí antes...pero fue como volver a perder la virginidad de nuevo... sería el tiempo o la compañía, pero me encantó volver a sentir esa sensación de "lo desconocido"...

   Y después... para que mas detalles... como van a caber tantos besos en una canción...

    El reloj despertó...y los segundos se adelantaron horas, haciendo que nuestro adiós se convirtiese en un "nos vemos pronto"... 

   Una vuelta a casa "rápida", y una sonrisa que me duró aún hasta el día siguiente... Unos recuerdos para la retina... y un "seguro que repetiremos"... que si.... se hizo realidad...mientras el agua cubría nuestros cuerpos... pero eso... es otra historia...

Nuestras lenguas están destinadas a volverse a encontrar...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ni un solo comentario? o no hay tiempo para moderarlos?

Anónimo dijo...

entrada pretenciosa sin lugar a dudas

Princesa Valiente dijo...

Veo que hay cosas que no cambian .... yo sí .... he vuelto ... te espero ... sabras quien soy ?

David dijo...

Ummm pues tras echar la mirada atrás...(y para ser sincero una vueltas por las IP's de la red, un pequeño rastreo hasta tu casa...) si... lo se!!!!!

Muaks... Bienvenida.... de nuevo...

Ya sabes que tenemos un largo café y conversación pendiente... seguro que tienes muchas cosas que contarme...

Anónimo dijo...

Me gusta que te guste ...