viernes, 5 de agosto de 2011

¿Qué adelantas sabiendo mi nombre?

Cada noche tengo uno distinto... (parafraseando a Sabina). Acercándose ya el fin de semana, me recorre el cuerpo un gusanillo, debido a una cita inesperada para esta tarde. Una completa desconocida con la cual he hablado solo un par de veces por teléfono (me encanta lo desconocido). Solo se que se llama Alicia, 39 años y según ella mucho que enseñarme...

Tan solo algunas condiciones prohibidas, un par de exigencias a cumplir y muuuchos deseos...

Hemos quedado en vernos en un motel de carretera, a las 17:00 un café y...


"En mi casa no hay nada prohibido, pero no vayas a enamorarte"


Así que estoy como niño esperando que pasen los reyes magos. Hacía tiempo que no tenía esa sensación. Me gusta lo desconocido, el no saber que va a pasar. La monotonía me aburre y los planes de antemano no va conmigo. Prefiero la improvisación, mucho mas natural.

"El deseo pierde su valor si no le damos un sentido de urgencia"


Como hacer planes para el fin de semana si aún no se donde ni como voy a terminar la tarde...

"Que no te compren por menos de nada
Que no te vendan amor sin espinas
Que no te duerman con cuentos de hadas
Que no te cierren el bar de la esquina"

2 comentarios:

Princesaa dijo...

Te deseo la tarde o la noche mas feliz o por lo menos que no puedas olvidar en muuuuuuuuucho tiempo.
Feliz fin de semana, besos

Hairspray dijo...

Disfrutala pero con precaución jejeje que nunca se sabe con que psicopata te puedes encontrar :P
besos y gracias por pasarte por mi blog